Vídeos

Publicidad para tontos

farmeceutica

|VÍCTOR PUENTE|

Desgraciadamente todos, tengamos un mayor o menor consumo de televisión o incluso ninguno, estamos sometidos a un flujo casi constante de publicidad. Salvo que vivamos una experiencia alejada de la civilización, en nuestro día a día consumimos publicidad, de camino al trabajo o a la escuela, en marquesinas, postes o en plataformas anexas a la carretera.

El mal menor de todo esto, es que cuanto menor sea nuestra exposición, como es lógico, menor será el impacto. Por lo general, los mensajes publicitarios físicos, me refiero a los que no aparecen en los medios, tienden a reforzar un ideal previo, una especie de eslogan que alojado en el subconsciente activa una experiencia publicitaria. Por tanto, en muchos casos, esta exposición reducida nos ayudará a descodificar el funcionamiento del entramado publicitario.

A todos nos molesta la publicidad, se supone que nadie enciende la televisión para ver anuncios, pero lo cierto es que se cantan sus canciones, se reproducen sus formas e incluso pueden pasar a formar parte de la vida de una sociedad durante algunos años. Podríamos decir por tanto que estamos seriamente influidos por la publicidad, aunque supongo que de esto ya estarás prevenido y por tanto este no va a ser el objeto del artículo, que más bien se va a centrar en las formas que en los resultados.

Sigue leyendo

Anuncios