Publicidad para tontos

farmeceutica

|VÍCTOR PUENTE|

Desgraciadamente todos, tengamos un mayor o menor consumo de televisión o incluso ninguno, estamos sometidos a un flujo casi constante de publicidad. Salvo que vivamos una experiencia alejada de la civilización, en nuestro día a día consumimos publicidad, de camino al trabajo o a la escuela, en marquesinas, postes o en plataformas anexas a la carretera.

El mal menor de todo esto, es que cuanto menor sea nuestra exposición, como es lógico, menor será el impacto. Por lo general, los mensajes publicitarios físicos, me refiero a los que no aparecen en los medios, tienden a reforzar un ideal previo, una especie de eslogan que alojado en el subconsciente activa una experiencia publicitaria. Por tanto, en muchos casos, esta exposición reducida nos ayudará a descodificar el funcionamiento del entramado publicitario.

A todos nos molesta la publicidad, se supone que nadie enciende la televisión para ver anuncios, pero lo cierto es que se cantan sus canciones, se reproducen sus formas e incluso pueden pasar a formar parte de la vida de una sociedad durante algunos años. Podríamos decir por tanto que estamos seriamente influidos por la publicidad, aunque supongo que de esto ya estarás prevenido y por tanto este no va a ser el objeto del artículo, que más bien se va a centrar en las formas que en los resultados.

Cuando un usuario cualquiera, ya sea televidente, radioyente, lector o viandante, afronta un mensaje publicitario, se produce un proceso comunicativo basado en el conocimiento y entendimiento. La publicidad ha de encargarse de crear ese pacto entre emisor y receptor articulando un canal de entendimiento por medio de un mensaje.

Bien, una vez queda esto claro, centrémonos en la forma que toma el mensaje. Como ejercicio, si quieres, enciende la televisión y descodifica los primeros 5 anuncios que aparezcan, si no estas en posición de hacerlo o simplemente no te apetece, piensa en unos pocos anuncios que te vengan a la memoria. Ahora vamos a descodificarlos de golpe, puesto que por lo general siguen una misma fórmula, el mejor ejemplo de esta forma de operar son los anuncios de teletienda, que siguen una estructura de tribuna periodística, donde te plantean un problema, te proporcionan una solución y afrontan tus posibles objeciones. Como veréis la fórmula es casi perfecta, únicamente requiere una mínima implicación, por ello generalmente los productos en venta son de lo más cotidianos.

Lo más alarmante de todo esto, como decía, no es el proceso sino la forma, reparar por un momento en el status que la publicidad nos da y ahora pensar en qué se diferencia del de un recién nacido. Por si no lo habéis pensado, el mensaje publicitario reproduce las formas de los dibujos animados y se tiende a simplificar conceptos algo complejos en imágenes muy simplistas. Me viene ahora mismo a la memoria un anuncio en el que representaban a la caries como una bacteria con cara de mala con un martillo neumático taladrando el diente, haciendo, como decía, un símil simplista comparando la caries con un obrero taladrando la acera.

Seguro que se os ocurren muchos otros, porque lo cierto es que todos; o casi todos, reproducen esta fórmula que en nada se diferencia de las series animadas o de los anuncios de juguetes. Por si aún no te has dado cuenta o si el titular te ha pasado desapercibido, sí… nos toman por tontos. Ya no sólo por las formas infantiles con que se dirigen a nosotros sino también en el fondo. Términos cliché como fresco, natural, casero o saludable… forman también parte de esta tomadura de pelo.

Si algún producto tiene que añadir alguno de estos términos es por que su composición o proceso de producción está lo más alejado posible del calificativo que porta su envoltorio. Aunque no venga al tema y auque se tratará en futuros post, te invito a desconfiar de todo lo light, libre de azúcar, bajo en grasa o cualquier otro mensajito destinado a ganar más y a darte menos, porque te aseguro como dice el refrán, puede llegar a ser peor el remedio que la enfermedad.

Una muestra más de la poca estima de la que hablo, es la figura de los prescriptores, esos colegiados o licenciados en la materia que te recomiendan encarecidamente que cuides tu salud o la de tu lavavajillas. Donde destacan por encima de todos los dentistas, que tanto aparecen en los anuncios de dentríficos, con sus “9 de cada 10 dentistas lo recomendamos”… Y que probablemente sea el mayor insulto a la inteligencia humana, si aún confiabas en ellos, lo siento, pero ya va siendo hora de despertar.

Algunos otros ejemplos sobre estos prescriptores, son los fontaneros en los anuncios de lavadoras, los famosos revelando sus secretillos de salud y recomendándote este u otro producto y cualquier otra vaca sagrada sirviéndose de la confianza vertida por el público para colocarte cualquier cosa.

El caso de los prescriptores esta sujeto a una gran influencia porque reproduce el modelo entre iguales por el cual el famoso de turno, se sitúa a la par que tú, y te revela con qué marca de galletas comienza cada mañana, es muy efectivo porque antes de que existiese la publicidad lo que mandaba era el boca a boca, que no era otra cosa que aquello que te recomendaba la vecina, tu madre o tu carnicero de confianza.

Muchas veces el prescriptor o experto* no tiene una relación aparente con el producto prescrito y únicamente se vale de su fama, status o imagen para, situándose en un sistema, como he dicho, de pares, abusar de tu confianza.

Estos son algunos de los casos ofensivos que derivan de la actividad publicitaria, quizás cuando nos comportemos como adultos y reclamemos un cierto respeto, comiencen a tratarnos como lo que somos.

*Se tratará en adelante la curiosa figura de los expertos en nuestro día a día

 

Anuncios

Un pensamiento en “Publicidad para tontos

Comenta nuestro post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: